Portada » Blog » Integración de lagunas en la jubilación o incapacidad

Integración de lagunas en la jubilación o incapacidad

Integración de lagunas en la jubilación e incapacidad

¿Cómo afectan a la pensión los periodos no trabajados ni cotizados? Nuestro sistema de Seguridad Social se basa en el principio de contributividad: más recibe, quién más aporta.

Para calcular una pensión de jubilación se toman en cuenta los últimos 25 años cotizados, y para calcular una pensión de incapacidad permanente, los últimos 8 años.

Durante ese extenso periodo de tiempo, puede que el pensionista tenga periodos no cotizados, y eso a priori afectaría negativamente al cálculo de su pensión de jubilación o invalidez.

Sin embargo, el sistema de integración de lagunas en la jubilación e incapacidad ayuda a paliar los perjuicios de quienes tienen periodos sin cotizar.

En este artículo descubrirás cómo funciona y beneficia esta integración de lagunas y todos los entresijos de la norma.

La integración de lagunas en la jubilación o incapacidad sirve para cubrir periodos no cotizados.

Más que en los períodos trabajados, debemos fijarnos en los períodos cotizados, puesto que no solo el trabajo (por cuenta ajena o propia) cotiza a efectos de jubilación, existen otras situaciones que también cotizan.

Cotizan a efectos de jubilación: la prestación por desempleo, el subsidio para mayores de 52 años, los convenios especiales con la Seguridad Social, entre otros. Hay algunas otras situaciones que se tienen como cotizadas, por ejemplo, la excedencia por cuidado de hijos.

¿Qué ocurre cuando el futuro pensionista tienes períodos durante los cuales no ha cotizado? A priori, esto podría afectarle negativamente en su pensión, puesto que las mensualidades a cero euros, rebajarían el promedio y mermarían su pensión, pero entonces surge el derecho a la integración de lagunas cuyos detalles se explican en este artículo.

Bases de cotización para calcular las pensiones

Debemos partir de una premisa básica: para el cálculo de pensiones, tanto de jubilación como incapacidad permanente, se hace un promedio de las bases de cotización del futuro pensionista: 25 años de bases de cotización para jubilaciones y 8 años de bases de cotización para incapacidades permanentes por enfermedad común (la más habitual).

Del promedio de estas bases de cotización, elevadas de acuerdo con la evolución del IPC, surge la base reguladora. Sobre la base reguladora, se aplica el porcentaje correspondiente según los años trabajados y el resultado es la pensión de jubilación o incapacidad que cobrará el pensionista.

Por tanto, las bases de cotización, son el factor fundamental para el cálculo de la pensión.

¿Cómo se consiguen las bases de cotización?

Se cotiza mediante el trabajo, y habitualmente coinciden con el salario que percibe el trabajador (excluyendo suplidos, como las dietas o el kilometraje, entre otros ejemplos).

Luego, existen otros modos de cotizar.

Se cotiza durante la prestación por desempleo, no durante el subsidio por desempleo, salvo que se trate del subsidio para mayores de 52 años, que es de características especiales y tiene prevista la cotización por el 125% de la base mínima (más información en este artículo).

También se puede cotizar suscribiendo un convenio especial con la Seguridad Social.

Y otras situaciones, que también se consideran cotizadas, como por ejemplo, una excedencia para el cuidado de hijos.

La integración de lagunas en la jubilación o incapacidad: periodos sin cotización

Leído lo anterior, queda bastante claro que las bases de cotización juegan un papel fundamental en el cálculo de la futura pensión.

Ahora bien, puede ocurrir que en algunos períodos de tiempo no se haya cotizado, por diversas circunstancias, por ejemplo; un periodo de desempleo en el que se ha cobrado un subsidio (no el de mayores de 52 años, sino otro), o en el que no se ha cobrado nada.

¿Cómo afectan a tu pensión los periodos no  cotizados?

Para evitar que el tiempo no cotizado reduzca el promedio para el cálculo de pensión, se reconoce el derecho a la integración de lagunas en la jubilación o incapacidad: unas cotizaciones ficticias que sirven para evitar una merma en la base reguladora del pensionista.

Es decir, cuando la base de cotización sea cero por no haber cotizado durante la mensualidad en cuestión, se complementará esa laguna con la base mínima del año en cuestión.

El artículo 209.1 b) de la Ley General de la Seguridad Social dispone:

Si en el período que haya de tomarse para el cálculo de la base reguladora aparecieran meses durante los cuales no hubiese existido obligación de cotizar, las primeras cuarenta y ocho mensualidades se integrarán con la base mínima de entre todas las existentes en cada momento, y el resto de mensualidades con el 50 por ciento de dicha base mínima.

Valor económico de la integración de lagunas

La base de cotización ficticia que supone la laguna, será equivalente a la base mínima de cotización en el año en que se encuentre la laguna.

Este año 2022 la base mínima es de 1.166,70 euros mensuales, y ese será el valor de cada laguna mensual en este año.

Sin embargo, en el año 2018 la base mínima de cotización fue de 919,80 euros mensuales, y si el futuro pensionista tiene lagunas durante ese año, las mismas se integrarán con ese valor.

Todos los años se aprueba un orden que actualiza las bases de cotización mínimas y máximas. En el año 2022 las bases mínimas se regulan en la Orden PCM/244/2022.

Integración parcial de lagunas

Puede ocurrir que en una mensualidad se haya cotizado únicamente unos días, pero no durante el mes completo, en cuyo caso, puede que la base de cotización resultante sea inferior a la mínima.

O que la base de cotización sea inferior a la mínima por un trabajo a tiempo parcial, no a tiempo completo.

Para estos supuestos, existen normas concretas.

Mensualidades en las que se ha cotizado solo unos días

Si la base de cotización es inferior porque solo se han cotizado unos días durante un mes concreto, se integrará la laguna mensual hasta alcanzar la base mínima de cotización:

El mismo artículo 209.1 b) de la Ley General de la Seguridad Social que se ha citado anteriormente, dispone:

En los supuestos en que en alguno de los meses a tener en cuenta para la determinación de la base reguladora, la obligación de cotizar exista solo durante una parte del mismo, procederá la integración señalada en el párrafo anterior, por la parte del mes en que no exista obligación de cotizar, siempre que la base de cotización correspondiente al primer período no alcance la cuantía de la base mínima mensual señalada. En tal supuesto, la integración alcanzará hasta esta última cuantía.

Bases de cotización a tiempo parcial

Si se encuentra una base de cotización inferior a la base mínima porque se ha trabajado con una jornada a tiempo parcial, la laguna solo se integra hasta la base mínima proporcional según el tiempo trabajado.

Por ejemplo, si se ha trabajado a media jornada, la base mínima de 1.166,70 euros se reduciría a 583,35 euros.

Y con la misma regla, se puede calcular la integración de lagunas para cualquier jornada a tiempo parcial.

Cuando se trabaja a tiempo parcial NO se puede exigir que la integración de lagunas para la jubilación o incapacidad, cubra la misma base de cotización que un trabajador a tiempo completo.

En este sentido, se pronunció el Tribunal Constitucional en su Sentencia 156/2014, en la que se determinaba que la proporcionalidad entre el salario y la base de cotización no es contraria al principio de igualdad y es acorde al principio de contributividad.

Integración de lagunas para autónomos

Por el momento, desgraciadamente, los autónomos no tienen reconocido este derecho a la integración de lagunas.

Aún siendo trabajadores por cuenta propia, en el Régimen Especial para Trabajadores Autónomos (RETA) no se reconoce el derecho a la integración de lagunas.

Esta exclusión está prevista expresamente en el art. 318 de la Ley General de la Seguridad Social, dedicado a concretar qué normativa se aplica en materia de prestaciones al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA).

El apartado d) del artículo 318 especifica que es aplicable el artículo 209.1, «excepto el apartado b)».

Siendo precisamente el art. 209.1 b) el dedicado a la integración de lagunas, queda clara su exclusión expresa para trabajadores autónomos.

Os dejo una Sentencia del TSJ de Castilla la Mancha que ilustra esta cuestión (resaltado en negrita).

También comparto un extracto de cálculo de pensión de un trabajador autónomo (no íntegro, solo una parte) para que observéis como las bases de cotización quedan por debajo de las mínimas y no se integran lagunas.

Integración de lagunas autónomos

Integración de lagunas para empleados del hogar

A los empleados del hogar no se les aplica por el momento la integración de lagunas, aunque está previsto que se aplique a partir de 1 de enero de 2023.

La disposición transitoria 16ª de la Ley General de la Seguridad Social prevé esta exclusión hasta el año 2022. Posteriormente, es decir, a partir de 2023, se les aplicarán las mismas reglas que a trabajadores del régimen general.